Se ha producido un error en este gadget.

4 de enero de 2012

Teatros de Sueños. Mestalla

No hay nada menos vacío, que un Estadio vacío. Dentro de el hay muchas sensaciones que, posiblemente, solo sentimos los apasionados de este juego. Personalmente, cuando visito una ciudad, haya competición o no, visito su Estadio, considero que en ellos hay algo mágico, millones de personas han sentido dentro de ellos grandes alegrías, enormes decepciones, sentimientos encontrados, histerias colectivas, títulos, descensos etc.. En definitiva sensaciones difícilmente vividas en otros ámbitos, ¿conocen algún escenario en el que se junten cada quince días, treinta, cincuenta, o incluso cien mil personas en un lugar, para vivir un acontecimiento del cual, nadie sabe su final o ni tan siquiera su desarrollo?. Escribiré, por estos motivos y por otros no citados, mis reflexiones, mis sensaciones, pensamientos en definitiva, de mis presencias en los Estadios de Fútbol, una buena manera de comenzar; El Estadio de Mestalla, lugar donde, solo de momento, disputa sus encuentros como local, el Valencia CF.

  Situado en una zona céntrica de la ciudad, se podría decir que el Estadio de Mestalla, visto desde el exterior, no es un campo especialmente vistoso, una mole de hormigón, carente de alguna especie de carcasa a modo decorativo, desde fuera en gran parte de su contorno, se aprecian claramente los escalones del graderío. Alrededor también se nota su cercanía en los locales, el bar del popular Manolo, el del bombo, un hotel llamado Penalty, dado a la broma fácil por su nombre y como no, la tienda oficial del Club, o mas bien, una mas de las numerosas que se pueden visitar a lo largo de  ciudad del Turia.


En el interior, palcos VIP fríos en cuanto a ambiente, pues tanto el salón-cafetería, como los asientos, no especialmente confortables, se encuentran detrás de un gran cristal tintado que aísla de sonido ambiente a sus ocupantes, ideal para cerrar negocios, pero carente de emociones futbolisticas; continuamos con la sala de prensa típica y de tamaño considerable, el lugar de las explicaciones, el sitio donde los entrenadores explican si el partido fue, como habían imaginado o si por contra todo salió al revés de lo previsto.

La visita a los vestuarios de los protagonistas es el siguiente paso, uno de los dos algo mas cómodo que el otro, al contrario de lo que podéis imaginar, el mas cómodo, no es el local; cuentan que en la época de Rafa Benitez como Entrenador local, observó que este, tenia una comodidad excesiva, sillones confortables, taquillas individuales, en definitiva un lujo y que ordenó cambiar estos por otros, mas funcionales, pero exentos de esa comodidad innecesaria para el uso y disfrute del futbolista, bancos de madera corridos en cada una de las tres paredes en las que hay habilitado espacio para cambiarse y tres perchas a modo de pomo y del mismo material, tan modestos como prácticos, anécdota significativa de la ideología Benitez, que tan exitosa resultó para el conjunto ché.

                                                  
 El visitante continua con las comodidades que tenían anteriormente los Ayala, Baraja o Aimar entre otros. Lo que si destaca poderosamente, al menos, desde mi posición de Entrenador, y esto si que es un lujo, es la presencia, en la única pared no dispuesta para el uso del jugador, de una pantalla blanca, dispuesta para recibir imágenes, de un proyector anclado en el techo y que el cuerpo técnico valencianista utiliza, entre otras cosas, para en los descansos de los partidos, visionar imágenes de la primera parte, previamente grabadas y seleccionadas por los ayudantes del Guipuzcoano Unai Emery, desde mi punto de vista una manera muy optima y acertada de corregir errores o reforzar aciertos cometidos en el mismo partido, sobrarían dedos de una mano para enumerar los equipos que realizan este tipo de seguimiento en el propio trancurso del juego en primera division.


Resulta no menos curiosa, la existencia de una capilla, cada vez menos vista en los Estadios de fútbol, donde los futbolistas pueden buscar el amparo divino. Para finalizar mencionar el vestuario de los árbitros, sin duda cómodo pero no preparado al constante aumento del numero de miembros de dicho colectivo, primero tres, después, cuatro y posteriormente cinco, el actual esta preparado para cuatro, en sus paredes fotos de varios árbitros de la actual primera división.

En definitiva se trata de un vetusto campo del Fútbol español, presente en un Mundial de Fútbol, en una Olimpiada, como no en partidos de la Champions League, de la Liga Española y de nueve finales de Copa entre otros eventos.

Si nada cambia y los rigores económicos no lo evitan en un par de años este campo desaparecerá, quedaran solo los recuerdos, en mi caso, agradables,  lo que personalmente, da mas valor a mi visita al Estadio de Mestalla.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Julio ,encontré tu blog de casualidad y me llamo la atención por tus fotos , confesarte que no me gusta mucho el fútol , pero por lo que pude leer no hace falta que me guste y mucho menos entenderlo para apreciar tus artículos.

Sigue escribiendo así ,y ,quien sabe , quizás me haga un aficionado a este deporte.

Un saludo.